Información

Ubicado en el corazón de la Sierra Tarahumara, Creel es considerada la puerta de entrada a las espectaculares Barrancas del Cobre y un sinfín de bellezas naturales, entre bosques, peñas, cuevas,  lago, cascadas y ríos, además de sus misiones y las tradiciones de la cultura rarámuri. También es el paso del tren Chihuahua al Pacífico, único tren de pasajeros en México.

Algo que sorprende a los visitantes es la artesanía, exhibida en la Casa y Museo de las Artesanías localizado a un lado de la estación del tren, la más tradicional es la cestería, en especial los wares, canastas tejidas con palmillas. Pero en fechas recientes, han incursionado con gran maestría en productos de madera tallada, objetos decorativos y muebles; objetos de barro y artículos de lana. Asesorados por escuelas italianas, los rarámuri también comienzan a fabricar violines de una calidad extraordinaria.

En la esquina noreste de la plaza se levanta la Iglesia de Cristo Rey de estilo neogótico y junto a ella, el Templo de Nuestra Señora de Lourdes, ambas construcciones muy austeras del siglo XX. Hacia el poniente del pueblo, hay un mirador natural en lo alto de una colina, donde se encuentra un Monumento a Cristo Rey, una imagen de ocho metros de altura de Jesucristo con los brazos abiertos, que ya es una figura emblemática de Creel.

En los alrededores boscosos se levantan varias peñas que son ideales para escalar, comunicadas entre sí por veredas para caminar o practicar ciclismo de montaña.

De ahí uno de los recorridos más interesantes es la Cueva de Sebastián, continuamos nuestro viaje al valle de los hongos, el cual es un valle con formaciones rocosas en forma de hongo después sigue el valle de las ranas, a 200 metros se encuentra la Misión de San Ignacio, antigua misión jesuita, sitio de reunión de toda la comunidad tarahumara con sus habitantes dispersos en una superficie de 20 mil hectáreas pobladas de bosque.

Unos kilómetros después de San Ignacio, se encuentra el Valle de  los Monjes en el cual se levantan formaciones rocosas de más de 30 metros de altura.

Lago de Arareko

Otro de los atractivos de la zona es el Lago de Arareko, un sitio de increíble belleza y un encanto especial que lo hace único en la Sierra Tarahumara. Su superficie es de 40 hectáreas y con una forma alargada, tiene una longitud de 3 Kilómetros. Este hermoso lago se encuentra totalmente rodeado de bosque donde predominan las especies de pino más comunes en la Sierra Tarahumara, también tiene abundantes encinos y ocasionalmente madroños, táscates y álamos. En este sitio se puede remar, montar a caballo y andar en bicicleta de montaña o cuatrimoto.

Cascada de Cusárare

A 24 kilómetros de Creel se encuentra esta cascada que es otro de los parajes maravillosos de esta región, se trata de una caída de 30 metros, tipo catarata originada por el río de Cusárare. Con este sitio se inicia la Barranca de Cusárare la cual desemboca directamente a la Barranca del Cobre.

Aguas termales de Recowata

Este es uno de los manantiales más bellos de toda la Sierra Tarahumara. Se localiza en lo profundo de una caída, a 15 kilómetros al sur de Creel, en las orillas de arroyo de San Ignacio y rodeado de un denso bosque, que además de pinos incluye álamos, juníperos y encinos. La temperatura de sus aguas es de alrededor de 35º Centígrados, surge de una serie de grietas en la roca, cayendo inmediatamente a una serie de albercas.

Misión de Cusárare

Esta misión se localiza en el centro de la comunidad rarámuri de Cusárare, a 22 km de la población de Creel, por la carretera a Guachochi. Es de las más antiguas, pues fue construida por los misioneros jesuitas en 1744. Conserva gran parte de la austera arquitectura original y por dentro está decorada con pinturas tarahumaras de gran belleza.