Información

Justo al pie de la Sierra Madre Occidental y a un lado del Gran Desierto Chihuahuense -con magníficos paisajes y clima perfecto en las muy bien definidas cuatro estaciones del año-, se encuentra CASAS GRANDES, el pueblo fundado en 1662 a orillas del Río del mismo nombre y a un lado de la ancestral zona arqueológica Paquimé.

En esta mágica región de las 7 culturas conviven en armonía mestizos, mormones, menonitas, chinos, japoneses, y descendientes de apaches y rarámuris. A tanta riqueza cultural y arqueológica se añade la histórica, pues aquí sucedió la primera batalla de Francisco I. Madero, antes de la famosa toma de Ciudad Juárez que fue la antesala de la renuncia de Porfirio Díaz.

Casas Grandes ofrece muy agradables paseos por sus valles y montañas donde se puede disfrutar del incomparable espectáculo de árboles de Maple con sus rojizas hojas, cada otoño. Incomparable escenario es Paquimé que lo mismo luce bellísimo con su peculiar arquitectura de tierra tanto en verano como en invierno, cubierto de su capa de nieve. Ya en 1562 cuando el conquistador Francisco de Ibarra lo encontró hizo notar en sus crónicas estas hermosas características de Casas Grandes, señalando que la ciudad de Paquimé, “parece construida por los romanos –por su majestuosidad-, con sus canales de agua de manantial y sistemas de drenaje pluvial”.

Añada usted a tanto por ver, la maravillosa Cerámica Mata Ortíz, que se produce en la comunidad del mismo nombre, rescate de la tradición ancestral paquimeíta de elaboración de cada pieza100% a mano,  así se convierte en arte coleccionable.

Finalmente, nos remontamos a la fundación de Paquimé, que según una teoría, se estableció justo aquí luego de que los paquimeítas andaban en busca del mejor lugar y entonces vieron caer el METEORITO CASAS GRANDES  –de más de 3,400 lbs-, al cual lo resguardaron en una habitación especial, cubierto con mantas de fibras naturales y sobre un poderoso pedestal de roca labrada. Allí permaneció por siglos hasta que en 1867 fue extraído y desde entonces descansa en la entrada de la sala especial del enorme Museo Smithsonian, en Washington, E.U. Con gran emoción compartimos que dicho museo ya autorizó el préstamo de una gran pieza para que pronto pueda ser exhibida en el majestuoso museo de sitio del Centro Cultural Paquimé.

Visita Casas Grandes, antigua capital de Aridoamérica. Tierra de Apaches que nos heredaron su exquisito elixir de Sotol con veneno de Víbora de Cascabel. ¡Tienes que probarlo!

(Textos: Javier Pedraza-Reyes; fotos ©: Javier Pedraza y Elías Ramos)